Radio Club de Carabineros de Chile

Día Nacional del Radioaficionado

IMG 20160520 WA0033 17.08.2017. Día Nacional del Radioaficionado chileno.

 

El día 14 de agosto recién pasado, se celebró por primera vez en Chile, el “Día Nacional del Radioaficionado” conmemoración que fue promulgada mediante la Ley Nro. 20.946, de fecha 30 de agosto del 2016.

 

La elección del día 14 de agosto como el día nacional del Radioaficionado, se fundamenta en que coincide con el día de la muerte de san Maximiliano María Kolbe Dabrowska, considerado el patrono de los radioaficionados, sacerdote franciscano y radioaficionado, muerto durante la segunda guerra mundial, en el campo de concentración de Auschwitz, el 14 de agosto de 1941.

 

San Maximiliano, nació el día 8 de enero del año 1894 en Zdunska-Wola, cerca de Lodz, en Polonia, para luego en el año 1907 ingresar en el seminario de los padres franciscanos Conventuales de Leopoli. El año 1911 profesa bajo la regla de San Francisco, con el nombre de Maximiliano María y el año 1918 es ordenado sacerdote en Roma.

 

Desde joven destacó por su afición a la física, las matemáticas y la ciencia y en el año 1937 llegó a ser radioaficionado con el distintivo de llamada SP3-RN, que en su memoria no se le ha extendido a nadie, posteriormente.

 

Operó probablemente la única emisora clandestina que se haya instalado y dirigido por un Santo, llamada radio Niepokalanow (milicia de la inmaculada). Después que se le negó una licencia de emisión por el gobierno polaco anticlerical del momento, comenzó a transmitir clandestinamente a través de un equipo de radio prestado por la Armada polaca, actividad que realizó desde el 12 de agosto de 1938 hasta 1939 cuando Polonia fue invadida.

 

Durante la segunda guerra mundial, el sacerdote proporcionó asilo a los refugiados de la "Gran Polonia" incluyendo a 2000 judíos a quienes escondió de la persecución nazi en su convento en Niepoka-Lanów. También estuvo activo durante el conflicto con su emisora de radioaficionado, con el distintivo SP3-RN, informando de las actividades nazis a través de sus informes.

 

El 17 de febrero de 1941 fue detenido por la Gestapo y encarcelado en la prisión de Pawiak siendo trasladado al campo de concentración de Auschwitz (Oswiecin) el 28 de mayo del año 1.941 en donde se le identifica con el número 16670.

 

Maximiliano María Kolbe Dabrowska, fue condenado a morir de hambre y sed en las celdas de castigo, lo que era conocido como "el búnker del hambre" junto con 9 hombres más. Él sobrevive, tras padecer tres semanas de hambre extrema, pero fue rematado con una inyección letal de fenol. Muere el día 14 de agosto del año 1941, a los 47 años de edad.

 

Regresando al presente, debemos hacer presente que la moción que da origen a esta ley de celebración del “Día Nacional del Radioaficionado”, fue documentada y justificada por parlamentarios de nuestro país y personas ligadas a la radioafición que fundamentaron la necesidad de hacer un reconocimiento a los radioaficionados de esta nación, haciendo presente inicialmente que a lo largo de su historia la radio afición ha hecho contribuciones significativas a la ciencia, la ingeniería, la industria y servicios sociales, principalmente ayudando a salvar vidas en momentos de emergencia.

 

Se agrega que en el año 1913 se registra el primer caso de radioaficionados que ayudaron para proporcionar comunicaciones ante un desastre natural, durante las graves inundaciones que afectaron al medio Oeste de los Estados Unidos.

 

Que la radioafición es un servicio de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, que tiene por objeto la auto instrucción, la intercomunicación y las investigaciones técnicas efectuados por aficionados, esto es, por personas debidamente autorizadas que se interesan en la radiotécnica, con carácter exclusivamente personal y sin fines de lucro.

 

Esta definición, según se destacó, aceptada universalmente por todas las naciones, hace especial hincapié en la faz técnica y educativa de la actividad, la que se define oficial y formalmente como amateur, no como hobby.

 

Se destacó que los radioaficionados están conscientes que existen razones para que ello sea así, principalmente porque se hace uso de un bien limitado de uso público como lo es el espectro radioeléctrico, no obstante que se enfatizó que responden a ese beneficio cumpliendo activamente lo dispuesto en el artículo 53 del decreto 523 que regula la acción de los radioaficionados que dispone:

“En casos excepcionales debidamente calificados, tales como terremoto, inundación, calamidad pública, catástrofe o circunstancias similares la autoridad pertinente podrá disponer que el servicio de radioaficionados sea empleado como red de emergencia…”

 

Se indicó que se puede tener afición por la radio en sus diferentes formas o practicarla cuando es posible como un hobby, sin detrimento o menoscabo del significado de este término, pero que técnicamente la radioafición como servicio de la UIT, requiere de conocimientos técnicos, reglamentarios y operativos específicos para poder montar una estación autorizada y contar con licencia para emitir señales en las bandas especialmente designadas para ese servicio.

 

También se hizo presente que hace más o menos veinte o treinta años atrás en todas las Intendencias Regionales del país y dependencias de Carabineros de Chile, existían equipos de radiocomunicaciones que permitían responder a las distintas emergencias, pero que una vez que llegó la comunicación vía teléfono celular y el internet, dichos equipos lamentablemente fueron desechados.

 

Destacando la importancia de esta actividad, se puso de relieve que en el terremoto del 27 de febrero de 2010 las únicas comunicaciones que pudieron realizarse fueron llevadas a cabo por los radioaficionados del país y que incluso, producto de la falta de comunicación, la Presidente de la República, demoró más de 11 horas en saber lo que había ocurrido en la zona Sur del país, en circunstancias que los equipos de los radioaficionados estaban disponibles y no fueron utilizados. Esa situación explica que se solicitara a través de la vía legal que se incorporara a los radioaficionados a la Red Nacional de Emergencia de la Onemi.

 

Una situación similar, según se enfatizó, tuvo lugar en el caso de los aluviones ocurridos en la región de Atacama, ocasión en que los radioaficionados fueron la única forma de comunicación entre tres Provincias, lo que permitió mantener el flujo de información en todo momento.

 

Dentro de este contexto, se destacó que en el caso de los 33 mineros atrapados en la faena de la mina San José, fue el radio club de Copiapó el que durante dos semanas, comunicó a todas las autoridades con el resto de la ciudad, pues desde ese lugar no había otras comunicaciones posibles, ya que las empresas telefónicas se demoraron todo ese tiempo en poder instalar otro sistema de comunicación.

 

Se remarcó que más recientemente en el país, luego que el terremoto de 8,8 grados Richter (modificada) asolara la zona Centro Sur del país, el único sistema de comunicación que se mantuvo operativo durante la catástrofe y los días siguientes fue la red de radioaficionados.

 

Se hizo presente que, con ocasión del terremoto del 27 de febrero de 2010, el Comando de Operaciones Terrestres del Ejército de Chile se encontraba en Concepción, y el Comando de Telecomunicaciones de dicha Institución no tuvo ninguna comunicación con dicho cuerpo durante muchas horas, lo que pudo hacer por primera vez a través de una instalación de radioaficionados puesta en Peñalolén, a las ocho de la mañana de ese día.

 

Para dar cumplimiento y mantener lo anterior, los radioaficionados, los radio clubes y círculos de radioaficionados organizan redes comunales, provinciales, regionales o nacionales, de acuerdo a los “requerimientos de las autoridades pertinentes”, acción que se viene cumpliendo desde el año 1960, donde la primera y única comunicación del área de Valdivia, con el resto del país durante dos semanas, fueron precisamente los radioaficionados.

 

Se hizo presente, para fundamentar el presente Día Nacional, que existen 7.000 radioaficionados con licencia en el país, y que cada uno de ellos tiene un promedio de tres estaciones, que en su totalidad se han puesto y seguirán poniéndose al servicio de la nación, cada vez que sea necesario y que dada la experiencia que poseen, les es posible y tienen la capacidad para transmitir una buena información, fidedigna, acabada, muy certera y en tiempo real.

 

Asimismo, se destacó que se trata de un sector que es auto convocante, de modo que ante la eventualidad de cualquier catástrofe utilizan sus estaciones autónomas equipadas con todo tipo de fuentes de energía, de gran alcance. Se agregó que dentro del territorio nacional tienen la capacidad de modular en amplitud y en frecuencia hasta telegrafía y modos digitales, todo lo cual les permitiría ser una red de emergencia como soporte para cualquier red primaria.

 

Finalmente se deja muy en claro que, los radioaficionados por el relevante trabajo que realizan y el servicio que prestan y que siempre están disponibles para prestar ayuda a la comunidad, especialmente en los momentos difíciles y de mayor confusión, dejan de lado sus propias preocupaciones para atender el bien común, por lo que por mayoría de los integrantes de la comisión que tramitan la ley en comento, apoyan la idea de que tengan un día de reconocimiento por parte de la sociedad por el trabajo que realizan.

 

Fuente: informe de la comisión de gobierno, descentralización y regionalización, recaído en el proyecto de ley, en primer trámite constitucional, que establece el 14 de agosto como día nacional de los radioaficionados.

 

Dicho de otro modo se dio a conocer en toda su amplitud las actividades que desarrollamos los radioaficionados, así como el trabajo desinteresado y serio que se efectúa durante las emergencias que se producen en nuestro país.